Al tomar la decisión de perder peso, lo más habitual es comenzar el día comiendo menos de lo habitual o, directamente, no comer nada. A primera hora, es fácil soportar el hambre. Tu metabolismo está dormido y el cuerpo no da guerra, pero no comer es un gran error. La pregunta es: ¿hay un desayuno para adelgazar que sea perfecto para mantenerlo en el tiempo?

El desayuno para adelgazar perfecto para ti

Tras estudiar el contenido nutricional de algunas propuestas de libros y webs de referencia, en QFitness hemos encontrado el desayuno perfecto para adelgazar

Este desayuno consiste en una tostada de pan integral (60 gramos) acompañada por un huevo pasado por agua, tomate, aguacate, semillas de chia y café con leche desnatada.

Su aporte calórico total: 356,5 (kcal).

¿Cómo preparar este desayuno para adelgazar?

Prepararemos agua en un cazo y lo ponemos a hervir. Una vez alcanzado el punto de ebullición del agua, introduciremos el huevo. Prepara el cronómetro. Exactamente en 5 minutos el huevo estará listo.

Cogeremos el cazo, vaciaremos el agua caliente y pasaremos el huevo por agua muy fría.

Un truco para pelarlo: Añade una pizca de sal para que luego se pele más fácilmente.

Acto seguido, echaremos mano de un aguacate y lo vaciaremos. Utilizaremos sólo 50 gramos de la carne… ¡pésalo!. Del mismo modo, pesaremos 10 gramos de semillas de chía. Las cantidades son muy importantes para no aumentar en exceso el contenido calórico de nuestro desayuno perfecto para adelgazar.

Cortaremos una rebanada de pan integral de 60 gramos y la tostaremos. Una vez tostada, cortaremos un tomate maduro y lo restregaremos por el pan.

Encima del tomate pondremos las semillas de chía, el aguacate y, por último, el huevo pasado por agua.

Es la coronación perfecta de un desayuno para adelgazar perfecto, nutritivo y sabroso.

You have Successfully Subscribed!